20 mar. 2016

Una casete y los cambios en el aprendizaje






Hoy he sido consciente de lo rápido que ha pasado el tiempo, y no porque el reloj se haya acelerado, sino porque los cambios han sido tan brutales en los últimos veinte años que cuesta percibir los detalles si no te paras un poco a reflexionar.
Me puse a colocar uno de esos cajones, a los que no sueles acercarte, y me encontré una "vieja" colección de casetes, pero ¿qué es viejo? La verdad que no han pasado tantos años desde que los compré y quiero decir que suenan fenomenal, pero, parecen casi piezas de museo; de hecho, mis hijos han preguntado con cara de asombro que para qué servían.
Pero esos casetes, significan algo más que un poco de música, que recuerda a una época, a un amigo, o a un lugar, significan lo que fue otra forma de aprender y de ser.
Era difícil de conseguir muchas veces lo que salía nuevo, yo vivía en una ciudad pequeña, y solo había un par de tiendas de música, hoy los chavales tienen los discos por internet casi antes de que salen a la venta, o al menos han tenido avances de alguna de las pistas. Se perdió el asombro, ¿qué podemos hacer para recuperarlo?.
Muchas veces, sobre todo cuando era música en otros idiomas, te costaba conseguirlos, así que lo ibas grabando de la radio, pista a pista. Construías tu propia carátula, un recorte de prensa, o una foto que te regaló una amiga, ... escribías a mano cada uno de los títulos, y le dabas un poco de tu forma de sentir. Se perdió la creatividad, ¿qué podemos hacer para construirla?
Pero las pistas no estaban tan señaladas, los equipos de música no sabían pararse donde empezaba una nueva canción, así que tenías dos opciones, o le dabas al botón al azar y salía la que querías, la siguiente o la anterior, cuando el aparato era eléctrico; o utilizabas un boli bic, dando giros con la mano, porque si tu reproductor era a pilas te quedabas sin ellas en un par de vueltas de la casete, y es que tampoco había baterías recargables como ahora. Se perdió la espontaneidad, ¿qué podemos hacer para buscarla?
Así pues, escuchar una de mis casetes, en un día de lluvia, me ha dado la oportunidad de un momento de reflexión, sobre los cambios en la escuela, y me hacen darme cuenta de que no ha cambiado a tanta velocidad, pero sí que ha perdido, un poco de asombro, un mucho de creatividad, y varias dosis de espontaneidad, pero aquí las pistas no se pueden volver atrás.
Pero si la escuela no ha cambiado, sí que lo ha hecho la forma de aprender, aunque parezca una contrariedad, y es que los chicos están en un escenario donde esa celeridad en los cambios está condicionando la forma de aprender, y dentro de las cuatro paredes de la escuela, ¿estamos escuchando la música que suena afuera?

15 mar. 2016

Las ilustraciones de la suma y el conteo

Voy a comenzar haciendo referencia a un refrán, ¡no mezcles churras con merinas!, hablando de dos razas de ovejas, y que aunque estuviesen en el mismo rebaño, parece que había que separarlas; unas dan una leche buenísima, otras una lana bellísima, pero que si las mezclamos el resultado sería una pequeña oveja que ni daría tan rica leche ni tendría lana tan buena. Pero la verdad, no sé mucho de ovejas, dejemos que mi amiga Lola pueda contarnos si realmente esta es la razón del refrán español.
Bueno a lo que iba, algo así me pasa cuando miro libros de texto o materiales, para enseñar la suma a los más pequeños.
Me explico con una imagen,


Aquí tengo ilustrada una suma, donde en un lado tengo pinzas doradas y en otro lado de madera. Si lo que sumo son pinzas "sin tener en cuenta la variable color", pues la suma tiene sentido, sin embargo, si tengo en cuenta la variable color esto no sería sumar, y no podría poner el signo más, podríamos contar.
Veamos otro ejemplo, con tapones,


La situación con los tapones verdes, sería la que más sentido tiene con la suma. La que mezcla tapones rojos y morados, bueno, puede ilustrar la suma si solo vemos tapones sin tener en cuenta el color, pero, ¿qué niño que está aprendiendo lleno de curiosidad no ve el color? Pues en esta situación, le estamos enseñando que todo se puede sumar, mezclando cosas, y esto es algo realmente falso. Esto sería extrapolable a la situación con las pinzas.
Pero voy a ir más allá, y veamos una última imagen,



Y la ilustración se acompañaría con un titular tipo "suma para conseguir el desayuno" y aquí ya digo yo que pase lo que pase esto no va a ser suma en ningún caso. Puede ser conteo, o simplemente preparar el desayuno, pero nunca podemos sumar objetos distintos y menos mezclando tantos tipos de variable.
Ahora quede como reflexión para los maestros y futuros maestros, revisemos bien las ilustraciones que utilizamos con los niños cuando aprenden la suma, porque estos errores pueden llevarles a confusiones que perduren por siempre.


8 mar. 2016

Sus manos te hablarán de ella

Hoy, Día Internacional de la Mujer, desde este espacio debería hablar de mujeres dedicadas a la enseñanza o a las matemáticas que hayan podido ser relevantes, y quizá debería empezar por Hypathia, o Teano, para cerrar con mujeres que a día de hoy nos continúan acompañando y enseñando, como Canals.
Sin embargo, me desperté con un deseo y era encontrar una fotografía, con las manos de mi abuela, y la pena es no haberla encontrado, pero, encontré esta otra, que son las manos de una mujer anónima, hija, madre, o abuela, que para mí tienen el significado de las manos de muchas mujeres que en silencio han conseguido que hoy, otras tengamos los derechos y la vida que nosotras mismas hemos elegido.
Fuente: Flickr
Recuerdo las manos de mi abuela, cuidadas pese a las marcas de la vida que vivió en silencio, pese a las horas de trabajo en el campo que hicieron surcos de deseos no cumplidos, pese a estar y a pasar por aquí en un momento donde la vida de una mujer no era como hoy, porque había muchas escaleras que subir.
Y gracias a aquellas mujeres, como mi abuela, como tantas abuelas, hoy las mujeres podemos hablar, aunque ellas no salieron a gritar a las calles; podemos estudiar, aunque ellas aprendieron a escribir y a leer casi a escondidas a la luz de la chimenea; podemos viajar, aunque ellas no salieran de sus aldeas, ni vieran nunca el mar; podemos elegir, aunque ellas fueran tomadas como esposas de hogares limitados por cuatro paredes ... hoy quiero dar gracias a todas esas mujeres que como mi abuela hicieron que hoy podamos respirar un mundo que ella soñó.

¡Feliz Día de la Mujer!