2 sept. 2015

La fórmula preferida del profesor





Esta ha sido una de mis lecturas veraniegas.
Muchos de mis amigos matemáticos me habían hablado de este libro, así que las expectativas eran muchas en su lectura, creo que fue un error, porque no ha sido lo que esperaba.
Es un libro fácil de leer, cargado de curiosidades, que si algo tuviese que recuperar cara a utilizarlo como elemento didáctico serían estas: números primos gemelos, teoremas de fácil comprensión, etc. Un poco más abajo de esta entrada, tenéis un enlace a una página del MECD que incluye buenas formas de utilizarlo.
Por alguna razón, al comienzo me recordó mucho, a uno de mis libros favoritos, "La soledad de los números primos", y no sé por qué, la verdad es que son muy diferentes; pero quizá los protagonistas y el mundo interior que albergan, así como el paralelismo con los números primos fuesen las razones por las que comencé a leerlo con las mismas ganas.
Os animo a utilizar en clase, páginas concretas, que puedan aportar claridad al trabajo algebraico y que a la vez den a los chavales ganas de investigar más allá del significado y construcción de los números.
¿Nos contáis formas de trabajar con el libro?